PROGRAMA FLORA INVASORA 2014
Inicio
Eriphia
Noticias Medio Ambiente
Desarrollo Sostenible
Ordenación del territorio
Conservación
Descargas
Contacto

Acceso a contenidos

Inicio
Eriphia
Noticias
Sabías que ...
Descargas
Contacto
Enlaces

Secciones

Desarrollo Sostenible
Ordenación del territorio
Conservación
<diciembre de 2018>
lumamijuvido
262728293012
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31123456
Taraxacum gaditanum, especie considerada como en peligro crítico de extinción (CR), en peligro real.
Taraxacum gaditanum: últimas localizaciones
Primer Boletín informativo de la plataforma
III PROGRAMA DE CONTROL DE LA FLORA INVASORA DE LAS DUNAS DE CAMARÓN
2ª Jornada de limpieza de playas y fondos marinos
Grupo ecologista CANS
VI Boletín de la Gestión Costera de Cádiz
Informe de los Varamientos de Cetáceos y Tortugas Marinas de la Provincia de Cádiz
Programa de control de la flora invasora de las Dunas de Camarón.
http:\\www.desarrollofreelance.com
Versión para imprimir Enviar a un amigo
04/06/2008
Esta noticia ha sido visualizada 1747 veces
La Destrucción ha llegado.
Cambios urbanísticos que arrasan con el legado natural.
Soy un portuense que lleva varios años estudiando en la Facultad de Biología de Sevilla, y vengo esporádicamente a mi ciudad natal, pudiendo contemplar los cambios que se van realizando aquí, de forma más escalonada que gradual, y quizás por ello puedo apreciar mejor la velocidad del cambio, la cual es tan impresionante que asusta, y permítanme decirlo, me ha quitado todas las esperanzas.
Se comprende que el incremento de la población y el crecimiento urbanístico es tan exponencial como imparable, aunque más de la mitad de las casas que construyan sean para turistas veraniegos siendo casitas fantasma el resto del año. Más de medio Puerto está lleno de carteles de empresas constructoras, y todas las zonas verdes que quedan van a ser destruidas, o ya las han destruido sin que lo sepamos, talando desde el centro de los bosques de pinos y eucaliptos hacia afuera, poquito a poco, sin que nadie se dé cuenta, y para cuando ya te has enterado, es demasiado tarde porque ya se ven las máquinas a través de los pinos. Lo realmente irónico, es que si me ven podando una rama de pino que sobresale de mi parcela a la calle o si me pillan cogiendo espárragos, setas y/o plantas para mi herbario, me cae una multa impresionante, y luego, ves a los CaterPillar arrancando pinos de raíz. Te planteas muchas cosas, pero de todas formas ¿qué crees que puedes hacer tú contra los maletines, urbanismo y el Señor Don Dinero? Aún así, es más irónico cuando todo esto se encuentra arropado por el hermoso velo del desarrollo sostenible, lo cual se
ha convertido más en un arma política de doble filo, que lo que realmente era: una bonita teoría creada por biólogos que creían en el avance de la humanidad sin dañar tanto el medio ambiente, y con la esperanza de dejar a los hijos de nuestros hijos un legado natural.
Aún recuerdo cuando de chico iba con mis padres a coger espárragos, piñas y setas a los pinares de detrás de la gasolinera de la carretera Rota-Fuentebravía, o a la finca de los Terry, junto a la Casa de Ejercicios de la Inmaculada. Y cuando jugaba con mis amigos al poli-y-ladro por la urbanización de Fuentebermeja, escondiéndonos entre los pinares y retamares, tirándonos cuesta abajo por las dunas. Esta vorágine de recuerdos me trae felicidad por una infancia plena, pero tristeza por un futuro incierto. No podemos pararlo, la
destrucción ha llegado, el hombre ha impuesto con su mazo el fin de las palabras desarrollo sostenible y biodiversidad. Protegemos los linces ibéricos avocados irremediablemente a la extinción, y Greenpeace lidera batallas contra el cambio climático, que ahora está tanto de moda; pero señores, lo que realmente es un arma de destrucción masiva, es la ambición del hombre por el dinero, y contra esto no hay cura, aunque si hay una pequeña luz de esperanza: la Junta de Andalucía ha desestimado el PGOU que pretendía recalificar a suelo urbanizable la práctica totalidad de pinares y retamares. Ahora es el momento de elaborar un nuevo PGOU que proteja la riqueza natural que ha sobrevivido a esta masiva destrucción que hemos vivido, y ahí tenemos que colaborar todos los ciudadanos.

JUAN DE DIOS Franco Navarro
El Puerto